Skip to main content

Desde I+Dent examinamos minuciosamente cada caso de implantología dental, digitalizando cada caso para analizar el 3D obtenido, antes de la colocación del implante. De esta forma, conseguimos que en el momento de la cirugía, esta se realice con la mayor precisión y se reduzcan las posibilidades de un rechazo de implante.

Por otro lado, en ocasiones el paciente siente que algo no va como debería en su implante. En este caso lo mejor es acudir al dentista cuanto antes; ya que él será quien mejor nos pueda ayudar.


¿Mi cuerpo puede rechazar el implante dental?

En ningún caso se tratara de un rechazo por parte de tu organismo, los rechazos de implante dental son provocados porque este no se integra bien, en ningún caso porque tu organismo no lo acepte; ya que como hemos dicho en otros blogs, el implante está hecho de titanio, un material completamente compatible con el hueso.

El rechazo del implante se produce generalmente durante el proceso de osteointegración (una generación de hueso nuevo alrededor del implante). En el momento que ocurre un rechazo, no se crea nuevo hueso, si no un tejido fibroso que no permite que el implante se adhiera por completo.

¿Qué síntomas indican que puedo tener un rechazo?

Más allá de los síntomas de la cirugía de implantación, algunos de los síntomas de rechazo son:  

–          Una leve infección: En ocasiones los tejidos que rodean al implante pueden infectarse en caso de rechazo. Pus, sangrado o inflamación de la zona afectada son algunos de los síntomas que nos avisan de que algo no va como debería.  

–          Un dolor que va más allá de la operación: Si tras semanas de la operación un dolor intenso permanece, lo recomendable es acudir al dentista.

–          Una mala adhesión de implante. Por norma la osteointegración suele durar en torno a unos 3 meses. Si transcurrido ese tiempo el paciente nota que este se mueve, es necesario acudir al especialista para su revisión.

¿Qué puede hacer el paciente para evitar el rechazo del implante?

Es imprescindible que el paciente siga al pie de la letra los consejos de su dentista. No fumar y cepillarse cuidadosamente tras la cirugía implantológica.

En ocasiones como enfermedades bucales severas (gingivitis o piorrea), diabetes, accidentes tras la cirugía que pongan en peligro el implante o falta de hueso en la zona, el rechazo del implante es más propenso a producirse.

En caso de cualquier síntoma lo recomendable es acudir cuanto antes al dentista y si padeces una enfermedad que pueda aumentar las posibilidades de rechazo comunicarlo previamente a la cirugía, de esta forma este podrá realizar un seguimiento premeditado durante el proceso de osteointegración.