Skip to main content

Cuando se sufre la perdida de alguna o varias piezas dentales, la calidad de vida del paciente se resiente considerablemente. Mastica con dificultad, su vocalización empeora, sonríe y ríe menos por vergüenza…Lo que afecta a su autoestima y su confianza.

Afortunadamente, la tecnología avanza y hoy en día existen diferentes técnicas para reemplazar las piezas perdidas, como por ejemplo las prótesis y los implantes dentales.

La mayoria de los pacientes, llegan hasta nuestra consulta con la duda de cual debería ser la mejor opción. Nuestra respuesta siempre es la misma, cada paciente, cada caso, es diferente. No debemos guiarnos por un criterio económico, es decir, la decisión tiene que estar basada en criterios médicos y clínicos; en lo que necesita cada paciente individualmente y sus condiciones de salud bucodental y salud en general.

Aun así, hay algunas consideraciones que hacen que cada vez, en más casos se opte por un implante dental en vez de una prótesis. Pero para entender estos dos concepto, primero debemos saber que es cada uno de ellos, y que tipos de prótesis existen.

Prótesis dental removible y fija

Existen dos tipos de prótesis: prótesis dental removible o fija.

  • La prótesis dental removible es una estructura protésica de quitar y poner. Con el paso del tiempo, entre cinco y siete años, esta, se desajusta tanto a nivel de la encía como de los ganchos que retienen la prótesis. Su gran inconveniente al masticar es que puede desprenderse de su posición, así como también pueden penetrar alimentos por debajo del paladar. Este tipo de tratamiento es recomendable tan solo si existen limitaciones de salud para la implantación dental.
  • La prótesis dental fija es una restauración protésica, que consiste en sustituir los dientes perdidos mediante una estructura protésica, que se sujeta a los dientes adyacentes. El inconveniente principal de esta prótesis, es que hay que sacrificar dientes sanos para fijar los dientes ausentes. Actualmente, no se recomienda si existe la posibilidad de colocar implantes dentales.

Implante dental

El implante dental es un tornillo de titanio, que se coloca en el hueso del maxilar o mandíbula y hace la función de raíz artificial. Sobre esta raíz, se coloca el diente artificial, que imita en color y forma a los dientes naturales del paciente. Este tratamiento se puede realizar en una sola pieza dental, o en varias, incluso en un maxilar completo o toda la boca. La sensación al masticar es la similar a los dientes naturales, por lo que muchos pacientes, se decantan por esta opción, cuando la implantación es del todo factible.

Así, no es extraño que en la mayoría de casos se recomiende el implante dental en vez de la prótesis dental. En I+Dent no solo obtenemos un resultado más inmediato y natural con implantes dentales, sino que la intervención en si es más rápida y menos invasiva para el paciente. Por no hablar, de la rapidez con la que el paciente vuelve a su rutina diaria.