Llega el verano: ¿molestias en los dientes con las bebidas frías y los helados?

Por fin llega el verano, y el cuerpo nos empieza a pedir comidas y bebidas frías. En muchos casos achacamos a estos productos nuestro malestar dental. Pero no es así, el problema no es la ingesta de helados ni el consumo de bebidas frías, sino la hipersensibilidad de nuestros dientes. Es decir, una patología que puede llegar a ser muy dolorosa.

¿Qué es la hipersensibilidad dental?

El síntoma de la hipersensibilidad dental suele ser un dolor agudo y de corta duración, aproximadamente 10 segundos.  Aunque hay que destacar que puede cambiar de intensidad. Esto puede producirse con el contacto tanto con productos fríos como con calientes. Así tanto con alimentos ácidos como dulces.

Aunque dependiendo también de la intensidad del dolor, puede producirse hasta con un simple cepillado de dientes.

¿Por qué se produce la hipersensibilidad dental?

La hipersensibilidad de la dentina, o sensibilidad dental, es una condición dental común. Puede desarrollarse con el tiempo cuando la parte interna más blanda de los dientes, llamada dentina, queda expuesta.

La dentina, que en situación normal se encuentra bajo el esmalte y la encía, puede quedar expuesta como resultado de problemas comunes como la recesión de encías y el desgaste del esmalte.

Podemos tener hipersensibilidad dental debido a:

– Presencia de defectos estructurales del esmalte.

Retracciones de encías que dejan expuesta la raíz dental.

Cuando en un esmalte existe algún defecto, producido por algún desgate o por caries, no puede proteger al diente de los estímulos externos. De esta forma se produce la hipersensibilidad dental.

Y a medida que el daño en el esmalte es mayor, más dolorosa y aguda será la hipersensibilidad.

¿Cómo se soluciona la hipersensibilidad dental?

En primer lugar, acudir a nuestro odontólogo. Él se encargará de realizarte una revisión y diagnosticar donde está el problema, y cómo solucionarlo.

El tratamiento suele consistir en reparar el defecto del esmalte. O en cubrir la recesión gingival de la encía que produce la hipersensibilidad dental.

Si este verano tienes molestias en tus dientes cuando tomas bebidas frías o helados, visita a tu odontólogo.